Té de Navidad

Cuando se acerca el mes de Diciembre, y prácticamente hasta finalizar el mes de enero las tiendas ofrecen en su carta de té los afamados tés de Navidad. Para muchos amantes del té esta es una época donde encontrarlos fácilmente en su tienda de té más cercana, pero debido a su exquisito sabor los consumen durante todo el año.

Los tés navideños son de notas dulces, y hoy en día se elaboran en todas las variedades posibles: Té negro, té verde, Pu Erh, Té blanco e incluso rooibos. Los ingredientes más habituales son: canela, naranja, vainilla, jengibre, clavo, cardamomo, manzana… Todos los ingredientes bien mezclados nos ofrecen una combinación de sabores que podríamos agrupar principalmente así: canela y naranja, canela y vainilla, naranja y vanilla, frutal y canela…

Origen de los tés de Navidad

El origen de estos tés viene de los mercados navideños de centro Europa que empezaron a ofrecer tés aderezados con las especias típicas que se usaban para decorar los hogares y preparar dulces para celebrar las fiestas. Estos tés son deliciosos para tomar como postre o para la sobremesa de las comidas entre familiares y amigos de Navidad.

¿Cuál es el mejor té navideño?

El hecho de producirse con diferentes tés base da diferentes posibilidades a los consumidores y despliega un abanico de sabores y efectos:

  • El más consistente es el té negro. El té negro suele absorver más el sabor de las especias y de los aromas, unido a que necesita más tiempo para infusionar, su sabor es más potente. La mayoría de tés negros de Navidad pueden tomarse con leche, a no ser que sea excesivamente cítrico, factor que raro es en este tipo de recetas. Es aconsejado tomar para desayunar, y por la tardes frías para merendar si se necesita activarse. Suele tomarse con azúcar.
  • El Pu Erh sucede como el té negro, absuerve más el sabor, pero las notas terrosas del mismo realizan un contraste fantástico y sabroso al mismo tiempo. Puedes tomarlo a cualquier momento del día, pero sin duda como postre del almuerzo actúa como un potente digestivo, además de que ayuda a controlar el colesterol en jornadas en las que solemos cometer excesos en la alimentación.
  • El té verde es idóneo para media mañana o media tarde. Absuerve el sabor y aromas pero no tanto como el té negro o Pu Erh, además sin azúcar queda muy atractivo al paladar. Este té nos ayudará además a bajar los hinchazones provocados por las comidas navideñas.
  • El té blanco es el ideal para aquellos que no les gusta demasiado lo dulce pero quieren disfrutar de los sabores de la Navidad. Debido a que es recomendado infusionar entre 1 y 2 minutos, y que es muy bajo en cafeína, el té blanco de Navidad se convierte en un té ligero y apeticible de tomar en cualquier momento.
  • El Rooibos de Navidad. Esta es la mejor opción para los no tolerantes a la cafeína, incluido niños y ancianos. El sabor del Rooibos de por si es dulce, con una gotita de leche y una cucharada de azúcar hará que disfrutes de un manjar a cualquier hora del día, pero sobre todo antes de ir a la cama, pues como es sabido, el rooibos posee efecto tranquilizante.

Estos son solo unos consejos, pero evidentemente ¡puedes tomar cada té en el momento que desees! ¿Aún no tienes el tuyo? ¡Búscalo en tu tienda de té más cercana!

Pin It on Pinterest