Té verde

El té verde se lleva consumiendo más de 4500 años en China. Desde allí pasó a Japón para llegar a cada rincón de Europa y resto del mundo. Este tipo de té es de los más consumidos actualmente en todo el mundo, y sobre todo, uno de los que más valoraciones positivas se ha llevado tras investigaciones científicas de las universidades más prestigiosas. El té verde es muy rico en antioxidantes, contiene vitaminas A, B, B12 y C y minerales tan importantes como lo son el potasio, calcio o floruro. Por norma general, el té verde posee menor cafeína que un té negro, y su facilidad para ser combinado con diferentes ingredientes lo hacen una opción ideal para disfrutar de tés aromatizados.

Hoy en día países como China o Japón concentran la mayor producción de té verde del mundo, otros como la India, producen tés verdes menos vistos en el mercado del té pero cada vez más buscados por los curiosos bebedores de té.

Para preparar el té verde correctamente se debe de hervir agua y dejar enfriar hasta que llegue a unos 80ºC máximo, dependiendo del té también pueden utilizarse temperaturas inferiores. El tiempo de infusión suele oscilar entre 2 y 3 minutos. Un té verde de calidad, como lo son los nuestros, puede infusionarse repetidas veces, siempre y cuando no se dejen secar las hojas de té.

 

Pin It on Pinterest

Share This