Cesta de té recién cosechado

A primeros del año 2016 se publicó en la revista Arthritis and Rheumatology, se publicó un artículo tras una investigación que ha abierto nuevos horizontes en la investigación contra la artritis. En la Univesidad Estatal de Washington en Spokane (Estados Unidos), han descubierto que la epigalocatequina-3-galato (EGCG), un componente presente en el té verde, puede ayudar a calmar los dolores, la inflamación y degeneración de las articulaciones provocadas por la artritis reumatoide.

Para ello se basaron en investigación con animales, administrándoles EGCG. Tras diez días continuados de tratamiento desapareció el hinchazón que estos tenían en sus tobillos. Digamos que este es el primer estudio que se realiza para paliar la artritis, o al menos mejorar la calidad de vida de aquellos que la padecen. Pero la primera investigación relacionada con este asunto se dio en el año 1999 en Case Western Reserve University School of Medicine. En esta primera ocasión se concluyó con que gracias a los polifenoles presentes en el té verde se puede evitar la aparición de la artritis, pruebas que fueron realizadas con ratones. Tomaban un extracto de té verde que venía a equivaler a un total de 4 tazas de té verde para un humano.

De siempre se ha dicho y se ha empleado el té verde para la salud. Si quieres cuidarte, y estar radiante por dentro y por fuera, incorpora el té verde a tu dieta diaria. En poco tiempo notaras los resultados para el cuerpo y mente.

 

Ver estudio científico aquí

Pin It on Pinterest

Share This