La planta del regaliz

La planta del regaliz es popular gracias a su raíz, que es el elemento que se usa desde hace cientos de años tanto en la cocina como en la medicina tradicional. Dependiendo de la zona donde estemos puede tomar alguno de los siguientes nombres: Paloduz, regalissica, gotxerro, alcaçuz, orozuz… pero hay algo que tiene en común en todos los lugares, su agradable sabor, entre amargo y anisado, para niños y mayores. Hoy en día se cultiva en numerosos lugares, pero sin duda los que propician un mejor desarrollo son las zonas cercanas a ríos o húmedas.

En las axilas de sus hojas imparapinadas nacen las flores del regaliz, por la época de entre mayo y junio, que son de color morado, formando racimos. El fruto del regaliz es una vaina que contiene al menos dos semillas para su reproducción, aunque también hemos de decir que el regaliz se reproduce fácilmente por vía vegetativa.

Uso del regaliz

Como dijimos al principio, de la planta del regaliz se emplea su raíz. El único requisito para ello es que tenga al menos 6 mm de grosor. Para ello se seca a la sombra y se almacena en recipientes que en ninguno de los casos pueden ser de plástico.

Propiedades del regaliz

La raíz del regaliz tiene un 35% de azúcares y aproximadamente un 5% de saponinas. Se puede usar como edulcorante, pero siempre con precaución, pues puede causar hipertensión. Es un buen expectorante, antiinflamatorio y antibacteriano. Puede ser aconsejado para gastritis, dispepsias y meteorismos, llegando incluso en algunas ocasiones, a llevar una pequeña mejoría de úlceras gastroduodenales.

Beneficios de la tisana de regaliz

La principal propiedad de la tisana de regaliz, la cual se puede encontrar en el mercado con otros ingredientes, es digestiva. También funciona como expectorante, ideal para esa segunda parte del resfriado donde debemos de expulsar mocosidades. Una buena ventaja es que no tenemos que añadir azúcar, pues su sabor natural ya nos resultará una dulce delicia.

Pin It on Pinterest