Esta planta, de nombre científico Alchemilla Vulgaris, se conoce también como Pie de León, Alquemilla, Alchemilla, Patilobo, Linzaiña, Pota de Lleó o Peu de Lleó. En inglés es conocida popularmente como lady’s mantle, que viene a traducirse como manto de nuestra señora. Es de la familia de las Rosáceas y muy empleada tanto en tés, como en infusiones herbales aplicadas a salud.

Se trata de una planta perenne de las llamadas vivaces. Esto significa que muere para renacer. En concreto muere en otoño y renace en primavera. Se encuentra en zonas montañosas. En España abunda en la zona de los Pirineos y la cordillera de Aragón, aunque también puede encontrarse en otras sierras como la de Guadarrama e incluso en las zonas más encumbradas de Sierra Nevada, en Granada.

Las flores de la alchemilla son de color amarillentas, florecen a partir de Mayo y llega hasta Junio. Esta flor se caracteriza por no tener corola. Con fin terapéutico se recolecta tanto su hoja como su flor.

Principios activos de la Alchemilla

Es muy rica en taninos. También tiene contenido en ácido salicílico, ácido palmítico, ácido estaérico y fitosterol.

Propiedades de la Alchemilla o Pie de León

Gracias a su alto contenido en taninos es astringente e indicada contra la diarrea. El contenido en ácido salicílico es bajo, pero le confiere propiedades analgésicas, antipiréticas y antirreumáticas. En la medicina tradicional se emplea para casos de diarrea, obesidad, reumatis, gota, y gripes que cursan con fiebre. También es empleada con la tradición para trastornos de la menstruación, y para ayudar a prevenir enfermedades en el aparato reproductor de la mujer.

Tiene algunas contra indicaciones como casos de gastritis, ulcera gastroduodenal, cardiopatías. No obstante, al igual que todos los complementos naturales, se recomienda consultar con un médico antes de su toma y nunca sustituir medicinas por estos.

Pin It on Pinterest