Halloween Tea Party

Halloween Tea Party

¿Conoces las Tea Parties? No nos referimos con Tea Party al concepto político estado unidense, si no a las reuniones de amigos y fiestas que se realizan en torno a una mesa con té, donde la repostería, y la conversación o juegos, son los protagonistas de una maravillosa velada. En el Reino Unido los más pequeños de la casa suelen participar invitando a sus amigos, realizando invitaciones y preparando junto sus padres pastas y cupcakes. Otros niños las hacen con los peluches como amigos imaginarios, bien sentaditos a la mesa reparten té mientras preguntan por su vida. ¡Divina infancia!

En esta ocasión vamos a proponeros un maravilloso modo de acercar a los más pequeños de la familia a unas saludables bebidas: los rooibos e infusiones. Es de sobra sabido que los niños no deben de tomar bebidas que alteren su mente, como lo hace la cafeina en el té, por lo que las infusiones de frutas, las tisanas de hierbas y los rooibos ¡son más que ideales!

Para realizar nuestra Halloween Tea Party necesitaremos lo siguiente:

Invitaciones

Para que los niños puedan invitar a sus amigos crearemos la invitación. En las invitaciones de las Tea Parties se debe de indicar lo siguiente: Lugar, hora y protocolo. Una Tea Party debe ser formal y divertida desde el primer momento, por lo que es normal que en la invitación se exija puntualidad: “Rogamos que acuda lo más puntual posible, usted es imprescindible para el inicio de nuestra terrorífica fiesta” También debemos de indicar un modo para confirmar asistencia. El apartado de protocolo es donde se explica las reglas para asistir. En nuestra Halloween Tea Party se debe de acudir disfrazado para la ocasión: bruja, zombie, calabaza, vampiro, demonio… ¡hay muchas posibilidades!

No hace falta decir que la invitación debe de decorarse con temas de Halloween: gatos, calabazas, murciélagos, brujas, esqueletos… Una vez realizadas las invitaciones hay que repartirlas con al menos dos días de antelación, aunque lo ideal que cuanto antes puedas hacerlo ¡mejor!

Decoración

Cuando lleguen los invitados deben de encontrar una habitación o jardín lo más decorado posible. Es por eso que puedes recortar calabazas en cartulina naranja, murciélagos y gatos en cartulina negra, crear telas de araña con lana blanca o negra y colgarle arañas de cartulina… Puedes poner algunas velas (siempre apagadas y con la supervisión de un adulto) sobre la mesa, algunas calabazas a las que le hayas pintado la cara con un rotulador, y atar algunos globos con helio a los que también le hayas pintado ojos y boca como terroríficos fantasmas atados a las sillas.

El Menú

El inviado a la Tea Party debe encontrar la mesa preparada una vez entra al lugar de celebración. En su sitio encontrará un menú donde se le da las gracias por su asistencia, se indica su nombre y se explica que es lo que va a tomar. Una Tea Party es un momento idóneo para tomar dulces y chocolate, por lo que puedes preparar pastas o galletas con forma de murciélagos, escobas, caras… ¡los pequeños se divertirán! además puedes poner algo de frutos rojos en cestas de mimbre como si fuera la recolección de alguna bruja. Para beber prepararemos varios tipos de rooibos e infusiones de frutas, una vez las prepares y veas su color puedes poner nombres en el menú que encantarán a los niños. Por ejemplo una infusión de frutos rojos puede ser “Sangre de murciélago” mientras un rooibos de chocolate puede ser “Pócima de la casita de Hansel y Gretel” ¡Aquí la imaginación es primordial!

Los juegos

Como dijimos al principio la Halloween Tea Party, al igual que cualquier otra Tea Party, debe de ser súper divertida, por lo que deberemos de preparar algunos juegos. Uno bueno puede ser el preparar la poción.

Para jugar a este juego se coge una infusión de frutas y se reparte a los comensales (más o menos unos 30 gramos para preparar dos litros). En el centro se pone una olla con una cuchara de madera. Ahora se escribe un conjuro inventado y cada participante tiene que echar a la olla su parte de infusión mientras dice su frase. Una vez echada toda la infusión el anfitrión debe de remover con la cuchara de madera mientras dice la parte final del conjuro. Después un adulto la coloca en el fuego y la lleva a ebullición preparándola y sirviéndola a cada comensal. Otra forma original puede ser virtiendo esponjitas u otras chucherías en una infusión ya preparada mientras se dice el conjuro.

Existen mil maneras de pasar una velada maravillosa con niños y educarlos en la cultura del té, que no significa más que en enseñarles que las bebidas saludables y sin azúcares son más divertidas de lo que pueden imaginar. Si realizas tu tea party y quieres compartir con nosotros las fotografías de la decoración ponte en contacto con nosotros y muy gustosamente las publicaremos. ¡Feliz Halloween!

Pin It on Pinterest