Té de albaricoque

Prunus armeniaca

El albaricoque procede del albaricoquero, un árbol pequeño caducifolio que está entre los 3 y 6 metros de altura normalmente. Sus hojas son ovaladas con bordes dentados, midiendo hasta 10 centímetros de longitud. Este árbol es originario de Asia central, siendo Armenia el lugar desde donde llegó a Europa. El clima ideal para el desarrollo del albaricoque son los climas templados, siendo el mediterráneo ideal para el mismo.

Su fruto, el albaricoque, contiene una semilla en su interior con forma de almendra. Su color puede oscilar entre el amarillo hasta el rojo (La parte del fruto que más sol recibe en el árbol va cambiando hasta enrojecer). El consumo ideal para el mismo es entre mayo y septiembre, esperando a que se encuentre bien maduro, es entonces cuando podrá disfrutarse de un albaricoque dulce y jugoso, características que lo definen a la perfección

Propiedades del albaricoque

El albaricoque es diurético, muy rico en betacaroteno y provitamina A, por lo que es más que ideal para afecciones en la piel. Además ayuda a mantener la salud del corazón, la vista y a prevenir enfermedades como el cáncer.

Minerales en el albaricoque

Calcio, fósforo, hierro y magnesio

El té con albaricoque

Los albaricoques le dan un tono frutal especial al té: dulce y primaveral. Suaviza el sabor natural del té negro y afruta los tonos de un té verde. Combina muy bien con otras frutas como ingrediente principal, como el melocotón, el maracuyá, la naranja… incluso también con frutos rojos como los arándanos o las fresas.

Pin It on Pinterest